¡Bienvenidos a nuestra casa!

    Estamos orgullosos de decir que somos fabricantes locales. Artesanos que trabajan en su propia fábrica con su propia gente y sus propios procesos. Todo lo que podemos hacer lo hacemos en casa, para así supervisar cada detalle y asegurar la calidad que se merece. ¿Y cómo lo hacemos?

    Primer paso: diseñar

    Todo empieza arriba. El equipo creativo y de diseño suele tener una idea loca (o demasiadas ideas locas) que quiere convertir en realidad. Colores, formas y tamaños inundan sus mentes hasta que encuentran lo que buscaban.

    Tercer paso: cortar

    Abajo es donde ocurre la magia. Cogemos el lienzo en blanco y lo moldeamos como queremos. Lo cortamos, lo laminamos, lo cosemos y lo empaquetamos todo en nuestras instalaciones. Así, empezamos cortando los enormes trozos de tela reciclada en las medidas preestablecidas. Tamaños que han sido cuidadosamente pensados para optimizar todos los materiales.
    • Cuarto paso: sublimar

      A continuación, pasamos a la calandra textil. Colocamos el papel que hemos impreso antes en la plataforma y la tela ya cortada encima. La calandra comienza a moverse... cada pieza desaparece bajo los rodillos... el calor transfiere la tinta a la tela... ¡y tenemos una impresión súper colorida y detallada en el otro lado!

    Último paso: ¡hora de empaquetar!

    Nuestro lema: cuanto menos packaging y más reciclado, mejor. En primer lugar, cogemos la Zero Waste Bag a juego (si el producto lo requiere, obviamente).
    A continuación, lo empaquetamos todo muy mono utilizando las cajas, los papeles, las tarjetas y las etiquetas de nuestra imprenta de confianza en el pueblo del lado. ¿El resultado?
    ¡Pruébalo por ti mismo!